Nunca es demasiado tarde, nunca se es demasiado viejo, nunca se está demasiado enfermo para practicar este yoga y empezar de cero.
— Bikram Choudhury

María Helena 

Realmente estoy muy satisfecha y agradecida con ustedes por el espacio magnífico que es HOT YOGA BARRANQUILLA. Para mí ha sido una ayuda vital para el manejo del estrés, mejor funcionamiento de todo el organismo, en especial las articulaciones. Luego del reto de 30 días me siento más vital, equilibrada, ágil y en comunicación con mi cuerpo. Gracias a ti Wyatt, a Mónica y a Lori que en corto tiempo han logrado ganarse nuestro afecto y admiración.

Maritza

Yo, Maritza les quiero compartir mi experiencia con la práctica de Hot Yoga. ¡Ha sido maravillosa!, ya que he experimentado un cambio muy favorable en corto tiempo, pues venía sintiendo algo de rigidez en mi zona lumbar y dolor en mis rodillas, poco a poco con la práctica he sentido alivio y más flexibilidad en mi cuerpo. Con la ayuda y paciencia de mis fabulosos profesores estoy segura que lograré muchos beneficios en mi persona. Una de mis hijas que practica hace 3 años en Miami el Yoga, siempre me decía: "Mami, ojalá llegue a Barranquilla pronto para que tú lo practiques ya que es lo mejor para la salud"; permanentemente me está incentivado para que no deje de hacerlo, porque indudablemente se necesita disciplina para aprender las posiciones en la forma adecuada.

Me siento muy contenta y quiero felicitar a las personas que nos trajeron a Barranquilla las instalaciones de Bikram Yoga, con sus clases de calor.

Deborah

Desde el primer día que probé una clase de Hot Yoga en Barranquilla quedé encantada. Esta práctica ha sido un gran descubrimiento para mí, pues no solamente he experimentado unos muy positivos y notorios cambios físicos, sino que también me ha ayudado muchísimo en momentos de decaimiento emocional. Esta práctica es un reto físico y mental, el cual afronto con positivismo y buena actitud gracias a la guía del profesor Wyatt Shutt, fundador de este estudio en Barranquilla. Su profesionalismo y calidez son factores claves en la motivación de seguir practicando Hot Yoga en Barranquilla. Se lo recomiendo a cualquier persona sin importar su edad, género o condición física.

Melissa

Desde qué tengo 14 años, he sido aficionada del deporte y la actividad física. Le he dado chance a muchas disciplinas, algunas de ellas me han ofrecido resultados buenos y otras, resultados catastróficos. Pero, nada, ninguna de estas actividades puede tocar lo que el Bikram Yoga se ha vuelto para mi.  Sin contar el hecho de que hizo que mi insomnio crónico desapareciera, mejoró mis problemas de colon, es una terapia permanente para mi espalda, el Hot Yoga junto con su excelente , compasivo y dinámico instructor, Wyatt Shutt, me llevó de la mano en uno de los momentos más difíciles de mi vida y me dio la seguridad para seguir adelante. Me encontraba al mediodía ya anhelando el momento de estar dentro del Hot Room/sala caliente. Bikram me inculcó un sentimiento de gratificación inigualable, al ver que seguir su disciplina y reto trasformaba mi cuerpo, alma y mente. El ambiente del estudio es un ambiente de amor, de trabajo honesto y duro, y eso hace que el corazón y el cuerpo se abran a sus retos diarios. Al final de cada clase, mi mente y alma descansan y agradecen ese esfuerzo y mi cuerpo se renueva cada vez. Esta disciplina se ha vuelto un reto necesario en mi vida al cual estaré siempre agradecida.

María Claudia

He probado muchos tipos de ejercicios spinning, distintas clases de aeróbicos, pilates, TRX, entre otros y nunca había encontrado uno que fuera tan integral y completo como lo es el Hot Yoga. En una sola clase tu logras hacer cardio, fortalecer y estirar músculos, beneficiar todos los sistemas de tu cuerpo sin excepción mejorando así la salud, quemar un alto número de calorías y además enriqueces tu paz interior al ser un tipo de meditación! En mi caso quiero resaltar dos extraordinarios beneficios, entre muchos más, que he tenido en los pocos 4 meses que llevo practicándolo. Desde hace unos 10 años he sufrido de colesterol alto y en ese lapso de tiempo nunca antes había logrado los niveles normales que tengo hoy en día sin siquiera la ayuda de ningún suplemento. Adicionalmente, llevaba 3 años con dolores de espalda constantes por una discopatia degenerativa. Vivía en fisioterapias, tomando anti inflamatorios y analgésicos que sólo aliviaban temporalmente el dolor. Hoy en día llevo un mes sin sentir dolor y no he recurrido a medicamentos que en últimas me afectaban mi salud.  Encontrar e incorporar la práctica del Bikram Yoga a mi rutina definitivamente ha cambiado mi vida!

Nydia

La práctica del Hot Yoga, ha sido para mí muy beneficiosa. Siento que mi cuerpo ha cambiado y las energías se han duplicado; el sueño y el bienestar los he recuperado. Estoy muy feliz de que esté en Colombia y espero que se quede por mucho tiempo. Muchas gracias a mis profesores que me reciben siempre con mucha energía y me hacen sentir muy bien, por eso no me quiero perder ni una clase. Gracias.

Natalia

Siempre he mantenido una disciplina de ejercicio físico constante. Desde muy niña inicié un fuerte entrenamiento como bailarina, el cual suspendí hace 7 años por darle prioridad al desarrollo de mi carrera profesional. Sin embargo, mantuve el ritmo de practicar ejercicio con frecuencia, sin lograr apasionarme con ningún tipo de practica, como sí lo ocurría con la danza. Este año, al atravesar uno de los momentos más difíciles de mi vida, y sin disponer del tiempo y todo lo que implica el retomar las largas jornadas de entrenamiento en una academia de danza, decidí buscar un poco de espiritualidad y probar un nuevo reto. Aún cuando fue por chat que contacté al estudio, recuerdo que quedé maravillada desde la primera vez que Wyatt me habló acerca de la clase. El ambiente que se respira y que transmite el estudio es de pura tranquilidad, calma, paciencia, mucha amabilidad y una forma amorosa de enseñar. El reto de las 26 posturas nunca acaba y a medida que pasan las clases uno va sintiendo como el cuerpo y el alma lo agradecen. Las situaciones difíciles que se viven en la vida, fuera del hot room/sala caliente, uno las vas aceptando y enfrentando con mucha más fortaleza sin derrumbarse, ni siquiera ante lo que parezca más doloroso. Literalmente esta práctica me hizo más fuerte por dentro, y por fuera. La sensación de bienestar, relajación y paz interior que encontré en esta técnica han mejorado mi vida.

Betty

Tengo 65 años, soy hipertensa controlada y estoy con obesidad. Asisto a clases de HOT YOGA desde hace tres meses con una frecuencia de tres veces a la semana. Nunca había practicado yoga. Aunque asistía al gimnasio sin mucha disciplina, practicando básicamente caminata, conocí el centro por invitación de una amiga y decidí inscribirme con el objetivo de mejorar mi calidad de vida. Estoy logrando mi objetivo. Inicialmente no lograba hacer todas las posturas; descubrí un serio problema de equilibrio y poca fuerza en los muslos y en el abdomen. Me recomendaron pensar en las postura, en concentrarme en ella, en mi cuerpo, en mis muslos y poco a poco lo estoy consiguiendo. Hoy puedo asegurar que el Hot Yoga ha mejorado mi vida. Siento más vitalidad, no tengo dolores lumbares, estoy más tranquila, logró más concentración al leer y he vuelto a estudiar por mi cuenta temas de mi profesión. En fin, creo que encontré la forma ideal de alejar una vejez decrépita y bajar de peso.